martes, noviembre 14, 2006

Sin














Me quedé sin aliento.
Sin la sombra ni el sueño.
Sin boca.

Entre ruidos e imágenes de lluvia me debatí.
Se doblegaron mis rodillas y mi sangre.
Sin fuerzas.
Sin alma.
Cedí.

Destrocé mi voz y me quedé sin ella.
El cordón de la nostalgia se cortó en pedazos ante mis manos
y no pude resistir el impulso de la noche sobre mí.

Me quedé sin sabor.

La menta con que refresqué al espacio
se disolvió sin ganas.
Sin coraje.
Sin luz.

Me apagué en silencio.

Me quedé sin aliento.
Sin poema.
Sin la violencia de mi piel.
Me quedé sin ti.

2 comentarios:

  1. Bueno que te puedo decir tienes un gran trabajo, sigue asi se nota que te apasiona!!!
    Siempre con la senda artistica Ronald
    suerte... mejor dicho mierda mierda

    Se despide
    Krabian
    Arancibia
    Fredes

    ResponderEliminar
  2. pegada aun en la pantalla

    me encanto lo que escribes...

    cuidate

    ResponderEliminar