viernes, mayo 18, 2007

Drama



El disfraz tras el disfraz.
La máscara.

Rompí en aplausos cuando apareciste en escena
y aún no decías parlamento alguno.

Se quebró un espejo y el público quedó en éxtasis.
Yo mordí el anzuelo.

Escribí algunas líneas para ti,
tú actuabas mirándome a la cara.
¡Qué momento más efímero,
Qué escena más eterna...!

Trituraste tus huesos ante todos
y musitaste apenas, pero nadie opinó.
Sin embargo, se elevó a la fuerza una paloma herida y lloramos todos.

Me sentí incomodo.
Catarsis era. De seguro era.

Dieron los créditos,
hubo un par de silbidos,
alguno que otro intento de aplauso
y ni siquiera nos nombraron.

Ni siquiera nos nombraron.

3 comentarios:

  1. me encanta como te expresas con tus palabras, eres una persona que me causa gran intriga y por ende las ganas de saber mas de ti y conocerte, se hacen cada vez mas grande. Solo te conozco a través de tus palabras y en ellas puedo ver que trasmites parte de tu vida, la cual me encanta.

    pd. hablame por el msn.. nunca me pescas..

    adios
    juanjose

    ResponderEliminar