viernes, marzo 03, 2006

No Creo














Llenos de culpa...rebalsamos la copa que nos mantenía juntos.

En el ritual de siempre abandonamos nuestras manos y nuestros dientes... dejamos incluso de sujetar el aire que nos insuflaba vida.

Estando tú y yo enredados en la misa de nuestros cuerpos sobraban los dioses, sobraban las imágenes cubriendo nuestro pecado.

Pero todo cambió de pronto.

Me mordí las ansias por no verte más y encendí las horas para que se fueran pronto, pero bebí de tu agua tantas veces, que me moría de sed si me faltaba tu insultante plenitud...

Todo cambió...

Dejaste de mirarme con la fe que te embargaba al besarme...

Y empezó todo a ser igual...

Una boca unida a otra, una mirada concatenada al vacío; otra, al silencio...

Una mano atada a otra; una caricia hecha a la nada.

Siempre creí, que sería pasajero: un desgano, una pausa, una tregua en la abulia de los días, pero siempre fue así...

De ahí en adelante también perdí la fe...

Y ahora no creo.

No creo que lo nuestro se eleve nuevamente como una plegaria ...

No creo que vuelvas a la tersura de mis labios sólo por milagro...
No creo que me devuelvas el derecho a la vida que gané contigo...
No creo que esto deje de abandonarse como lo ha hecho.

Lo nuestro no disminuye, se diluye en la penumbra.

2 comentarios:

  1. hace tiempo que no venía aqui...
    pero lo que escribes continua siempre bello...
    sigue así
    besos

    ResponderEliminar