viernes, marzo 31, 2006

No Estoy, Pero Soy





















No estoy en tus palabras. No me nombras, porque ya no cabe decir lo que tanto dolía...

No estoy en tus miradas hechas al espacio vacío que dejé tantas veces.
No me observas ni de reojo. Ya no desgastas tus pupilas en lo que llamaste tantas veces mi belleza...

No estoy en tus caricias; retazos madrugadores del deseo que te provocaba mi piel desnuda de errores... No corrompes ya tus manos en mi espalda impura.

No estoy en tu presencia... No estoy ante tu boca, tus ojos, tus manos...

Definitivamente ya no estoy.

No estoy, pero sé que aún soy.

3 comentarios:

  1. Me gusta mucho este escrito tuyo. Ahí me siento, ahí estoy.

    ¿Qué se és cuando ya no se está?

    ResponderEliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar