martes, enero 09, 2007

Puñalada
















Al filo de la navaja conversé tu nombre y el mío
y el equilibrio precario en que nos mecímos provocó cientos de heridas
tan certeras en mi piel...

Me penetraste insensible con la misma daga con que afilaste mis sueños
y me desangré incesante hasta convertir mi sangre en un riachuelo de despechos...

Todo el tiempo fuiste tú... todo el tiempo fui yo.

¿Cómo se puede vivir dando tumbos asesinos a diestra y siniestra;
atacácandole la sombra a quien te entrega lo que no le sobra?

Nos enlazamos de pies y manos;
rompimos los pliegues que escondían nuestras llagas...
quedó al descubierto una mentira tan profunda
como la grieta que hoy produces en mi carne.

Tu boca fue una puñalada;
tu aliento el veneno que me robó las ganas.

2 comentarios:

  1. Nessy dijo...
    tambien me encanto esto que escribiste...
    tienes una fan aqui em portugal!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Foto de Daniel Gonzalez Muniz
    extraida de http://www.flickr.com/photos/danielmuniz/224331616/

    Foto en revision

    ResponderEliminar