lunes, enero 01, 2007

Besos

















Tocaste mi hombro.
Volteé y te miré a los ojos.
¿Cómo explicar la fuerza con que el corazón repetió tu nombre?
El eco de los besos que aún guardo de ti se sublevó y abandonó mis labios.

¿Qué hubiese dado por el sabor profundo que desprendía tu mirada?

Tu abrazo fue eterno y me hubiese quedado aún más,
revuelto entre tus besos, si hubieses querido adueñarte de mi boca.

Besos, besos y más besos...
Besitos inmensos.

Dame un poco de la inocencia que ya no me queda.
Bésame con la ternura que te nace y en mí está dormida.

Frente a ti sentí que el resto desaparecía de a poco.
Tu boca gobernaba el universo que me quedaba...

¿Qué me hizo falta para retenerte en mis labios?

Quizás nuevos besos.

Besos, besos y muchos más besos...
besitos inocentes.

Libres de las manchas de otras bocas.
Libres del odio que tu boca y la mía han regurgitado tanto tiempo.

Besos, besos, besitos...
Démonos mil y más.

1 comentario:

  1. gracias

    es.primera.vez.que.posteo.un.blog...
    je.je.je.je

    un.abrazo



    Joakin

    ResponderEliminar