miércoles, enero 18, 2006

Lágrimas

Al morir la lluvia, se delata una lágrima que actuaba en mi cara como una marioneta...

Y es que queda vulnerada en un rostro vacío que no expresa nada más que tu ausencia.

Los pasos de un patético baile que aprendió de un beso hecho a la nada, le hicieron caer vencida e inexorable.

Ahora está sola, expuesta.

Una lágrima que fue valiente tanto tiempo...

Ahora es el mártir de un amor inconcluso... desvelado.

Murió la lluvia... murió la lágrima... y tú con ella.


1 comentario:

  1. esta bonito
    hace tiempo que no venía aqui pero ahora voy leer todo lo que escribiste

    ResponderEliminar