jueves, enero 12, 2006

Toda Mi Vida En Tus Manos




















Tienes todo el tiempo en tus manos... para amasar delicadamente mi cuerpo.
Tienes todo el calor en tus manos... toda la levadura.

Siempre fui una masa amorfa... sin sentido. Sólo tú me has dado la forma que necesitaba.

Has reconstruido mis dedos y mi boca... retomó su forma la piel que me cubría... Tus escultoras caricias invirtieron su inspiración en darme existencia nuevamente.

Pero incluso así... me falta la vida.

Requiero un pequeño insuflo vital, desertor de tus labios... delimitando con mis pulmones de plata peligrosamente.

Requiero que estos mil años de angustia se coronen de éxtasis al contacto de tu aire.

Puede que me desarme entero... puede que no me alcance el cuerpo para sostener tu soplo...

Pero prefiero sufrir la muerte súbita que me provoque tu boca auxiliante... que morir desnudo de tu vida en la mía.

1 comentario: